Nuestros Productos

Preguntas Frecuentes

Estamos para resolver tus dudas

Es un líquido viscoso y dulce que elaboran las abejas con el néctar de las flores, puede variar en sabor y color dependiendo de la procedencia del néctar, pero no sólo varia su sabor y color, también sus componentes nutricionales son diferentes dependiendo del tipo de miel, hay tantos tipos de mieles como flores en el mundo.

Existe una gran variedad o clases de miel, según la procedencia de la flor, clima, suelo y recolección.

Se diferencian como multiflorales (diversas flores) o monoflorales, (composición de una floración concreta).

El polen es el polvo producido por las flores para su reproducción, las abejas lo recolectan en sus patas y agregan enzimas durante la recolección, lo almacenan y después lo utilizan como alimento ya que contiene grandes cantidades de proteína y vitaminas.

Es el polen que ya ha sido depositado en las celdas de la colmena, adicionado con el néctar de las flores y procesado por las abejas a través de un proceso de fermentación acido láctica, este es el alimento final que consumen las abejas como fuente de proteína, vitaminas y minerales, que provee al cuerpo humano de prebióticos que nos ayudan a aprovechar tres veces más todos los nutrientes y ayuda a la repoblación de la flora intestinal.

Se debe evitar dar miel o polen a los niños menores de un año. Todos los productos crudos contienen un microorganismo llamado Clostridium botulinum que provoca un tipo de intoxicación de los alimentos denominado botulismo. El botulismo ataca al sistema nervioso y puede provocar enfermedades graves e incluso la muerte ya que el infante no ha adquirido las defensas necesarias en su sistema inmunológico.

Por el bajo índice glucémico de la miel, es seguro para personas con diabetes tipo 2 y mejor que el azúcar y otros edulcorantes que no son productos naturales y son procesados. La miel aporta nutrientes como vitaminas, enzimas naturales, minerales y ácidos orgánicos que en el caso del azúcar y otros edulcorantes no aportan ningún nutriente a nuestro organismo. Aunque es seguro, se recomienda que su consumo sea moderado y preferentemente miel de mezquite y vidrillo por su bajo nivel de glucosa, puede ser incluido como parte de una dieta saludable.

Si es nuevo consumidor de polen, tome en cuenta lo siguiente:

Nuestro cuerpo no está habituado a obtener tantos nutrientes en una toma, así que consúmalo de la siguiente manera:                       

1er día 5 granos de polen

2do día 20 granos de polen                                    

3er día y el resto de la semana 1/2 cucharada sopera

A partir de 1 semana, 1 cucharada sopera.

(Si nota alguna reacción alérgica suspende el consumo)

Se recomienda su consumo en yogurt, licuado, fruta, solo o como más le guste. Dados sus energizantes efectos, es mejor consumirlo en la mañana y nunca antes de acostarse.

En adultos, la dosis media diaria recomendada es de una cucharada sopera diaria, máximo tres en casos de anemia, estreñimiento o alguna patología que se desee tratar. 

Si nunca ha consumido alguno de los productos de la colmena y padece de alergias, pruebe una pequeña cantidad del producto y observe si existe alguna reacción.

La miel es un producto completamente natural a diferencia del azúcar, que es un producto procesado y sin ningún aporte nutricional mientras que la miel de abeja aporta nutrientes como vitaminas, enzimas naturales, minerales y ácidos orgánicos. Durante la transformación de néctar a miel las abejas realizan un proceso de digestión en la miel, por lo tanto, es el único edulcorante que se encuentra pre-digerido, lo que hace que para el cuerpo humano sea más fácil su digestión, sin necesidad de producir insulina. El índice glucémico de la miel es considerado bajo a comparación del azúcar, que son 10 unidades de diferencia. 

 

Para la producción de azúcar se deforestan zonas silvestres de selvas y matorrales, convirtiendo estas áreas en un monocultivo en donde no puede convivir otra flora y ninguna fauna, por otro lado, la apicultura cuida de las abejas que generan polinización, frutas, vainas y semillas en los ecosistemas que sirven de alimento a otras especias, además, se generan enjambres que quedan habitando las zonas de manera silvestre.

La miel es un producto completamente natural que, si bien el hombre interviene para el cuidado de las abejas y obtención del producto, la miel es producida y creada completamente por las abejas. El jarabe de agave no puede ser nombrado como “miel” ya que la miel es un termino específicamente creado para nombrar el néctar de las flores que las abejas transforman en miel. De igual forma el jarabe de agave, no debería de ser llamado natural ni orgánico, ya que, para su elaboración, se somete la piña del agave a altas temperaturas que matan cualquier componente natural que este liquido obtenido pudiera tener, adicionado a esto, se agregan químicos como ácidos cáusticos y ácido fluorhídrico para lograr convertir el jugo de la piña en un jarabe suficientemente dulce y vistosa al publico. Por lo tanto, el jarabe de agave es un producto más perjudicial para la salud que beneficioso, a diferencia de la miel de abeja, que aporta nutrientes como vitaminas, encimas naturales, minerales y ácidos orgánicos.

Para la producción del jarabe de agave se deforestan zonas silvestres de bosques y matorrales, convirtiendo estas áreas en un monocultivo en donde no puede convivir otra flora y ninguna fauna, por otro lado, la apicultura cuida de las abejas que generan polinización, frutas, vainas y semillas en los ecosistemas que sirven de alimento a otras especias, además, se generan enjambres que quedan habitando las zonas de manera silvestre.

La miel es más saludable que cualquier edulcorante ya que aporta nutrientes como vitaminas, enzimas naturales, minerales y ácidos orgánicos que no aportan ningún otro edulcorante, además, su consumo es de bajo índice glucémico.

Hay un mito muy común entre la población que habla sobre como la miel no natural se hace “azúcar”, cuando realmente se está hablando de la cristalización, todas las mieles se cristalizan ya que este es su punto máximo de maduración, dependiendo el tipo de miel es el tipo de cristalización que tiene, algunas mieles se ponen completamente duras e imposibles de consumir por su textura, mientras que otras se cristalizan de manera muy suave y sus cristales son muy pequeños, también depende de la floración de donde la abeja ha obtenido el néctar para crear esta miel, depende el tiempo de cristalización, algunas se cristalizan a las pocas horas de ser cosechadas, mientras que otras pueden durar años en su estado líquido.

 Independiente de sus cualidades nutritivas como la presencia de antioxidantes, flavonoides, carotenoides, fenoles, enzimas, etc. la miel tiene un sinfín de propiedades terapéuticas que la convierten en un remedio natural muy eficaz frente a diversas afecciones.

Numerosos trabajos científicos han evidenciado los usos y virtudes curativas de este extraordinario producto apícola, tan empleado en numerosos remedios caseros.

– Bactericida, antiséptico y cicatrizante: La miel posee un gran poder antibiótico y cicatrizante, por lo que ha sido utilizada desde tiempos remotos en el tratamiento de heridas, quemaduras, úlceras, etc. Cuando la miel es aplicada sobre una herida o quemadura, la glucosa oxidasa produce localmente una lenta liberación de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), con una acción antiséptica. En el tratamiento de heridas, la miel estimula la división y el crecimiento de las células, favoreciendo la cicatrización.

– Antiinflamatoria y emoliente: Ha demostrado ser un remedio eficaz en el tratamiento de dermatitis seborreica y caspa, principales causas de la pérdida del cabello, y en el caso de hemorroides (uso externo).

Existe una gran variedad de miel de abejas disponible en el mercado, muchas de ellas han sido procesada y sometida a muchas modificaciones. Esos productos a base de miel contienen sustancias jarabe de maíz o químicas para bajar el precio, por lo que hay que estar atentos si lo que queremos consumir es una miel verdaderamente pura.

Algunos datos interesantes que nos pueden ayudar a comprobar si una miel es natural:
Contraste de color
Mezcla unas gotas de yodo en un vaso de agua, añade un poco de miel en ella. Si el color de la miel se convierte en azul, entonces está mezclada con almidón de maíz.

Disuelve en agua
Añade una cucharada de miel en un vaso de agua. Si la miel se disuelve en agua fácilmente, significa que es una miel falsa o de mala calidad. La miel pura no se disuelve en agua, solo en agua caliente y después de mucho agitar.

Leer atentamente la etiqueta
Si en los ingredientes de la etiqueta que contiene jarabe de maíz con fructuosa o glucosa comercial, no la compres, es miel adulterada.

X
× WhatsApp